jueves, 15 de julio de 2010

LA HERIDA PRIMARIA

He comenzado a leer este libro, bueno llevo algo más de la mitad. Lo voy leyendo a ratillos porque no tengo mucho tiempo y cuando descanso quiero dejar la mente lo más en blanco posible.
Hace tiempo que decidí no leer más sobre adopción porque todos me parecían lo mismo, pero este tenía buena crítica o cuanto menos controvertida, así que podía esperar de él al menos buenas reflexiones... y así esta siendo.
En un principio logró ponerme a la defensiva, sus teorías me parecían cuanto menos radicales, todos los adoptados tienen ese trauma de abandono al que llama herida primaria, todos los padres adoptivos deben hacer su duelo de infertilidad... y así más cosas que tampoco quiero desvelar por si hay quien se lo quiere leer.
Conforme fui avanzando en sus teorías fui teniendo una visión más global de lo que nos quiere transmitir y lo que más me asustaba es que había comportamientos de niños adoptados o simplemente que han sufrido un abandono que facilmente me los puedo aplicar a mi misma.
Yo no soy adoptada pero si tuve una infancia cuanto menos peculiar, madre muy joven, con 15 añitos se quedó embarazada de mi, padre que decide no saber de mí despues de dos años de hacernos la vida un infierno que no puedo ni recordar sin que se me duela el alma, me crian mis abuelos, mi madre entra y sale (como correspondía a su edad) y al final fallece con 33 añitos, los mismos que yo tengo.
Yo no fui abandonada por ella, nunca he sentido eso, pero si he sentido la necesidad de ella constantemente, era mi "idolo", la "mamá más guay" aunque no hicera meritos, (entiendo como ello los normales de una madre)... Mis abuelos me lo dieron todo, educación, un hogar estupendo... pero yo la necesitaba a ella y tenía claro que ella era mi madre. Sobre mi padre, vagos recuerdos y todos demasiado malos, según me he enterado hace apenas 1 año, él si intentó renunciar de mi, incluso ante Notario... por quedarse la casa,... yo era su canje... A estas alturas no me debería afectar pero si lo hace, ...Y esta claro para mi que no se es más padre ni madre por tener los mismos genes, la misma sangre... ni tantas tonterías... Si creo en que es más padre el que cría, el que te da su amor, el que te regaña, el que vela por tí... pero eso no significa, y es a lo que voy con respecto al libro, que el saberte rechazada o el ver que tu familia no es la normal de mamá, papá y hermanitos o que tu madre no tenga la madurez ni la consciencia de lo que es tener una hija no duela, no produzca cicatrices, no te haga ser algo "rara" con respecto al entorno....
Como leo en el libro a mi me cuesta también establecer vinculos duraderos, mi comportamiento ante la pérdida inicialmente es muy frio, me cuesta reaccionar y darme cuenta de que esa persona no está, no me cuesta establecer amistades, pero no establezco lazos, incluso podría decir que tampoco me afecta perderlas... Tengo una coraza tan grande que cuando veo que alguien me empieza a importar de verdad me busco excusas para no hacerlo... y luego cuando me doy cuenta lloro muchísimo porque no sé como evitar ese comportamiento...
Cuando mi madre murió tardé casi un año en darme cuenta de que ella no estaba, intentaba llevar mi vida sin más, sin pensar en ello, como si ella estuviera de viaje... Cuando fui dándome cuenta cai en una depresión que casi me cuesta muy caro, sólo tenía 18 años pero perdí las ganas de vivir, no asumía su muerte y sólo soñaba que me mandaba "nubes" que me llevaban con ella... Aún hoy por hoy es constante que sueñe con ella, siempre es el mismo, sueño que está en la cama y se despierta y yo digo veis como no está muerta, sólo duerme... en esos sueños siempre está en la misma cama, en la casa de mis abuelos en Melilla, donde me crié, donde ella dormía siempre... La angustia con la que me despierto es horrible. Su perdida la llevaré siempre como el dolor más grande de mi alma, algo que jamás superaré, con lo que vivo... pero la necesito tanto...
Su amor, más o menos inusual, es el que más falta me hace en la vida y es el que no tengo.
Yo sólo puedo darle a mi hijo todo mi amor, él decidirá que necesita, yo intentaré cubrir esas necesidades y tendré que ayudarle a superar o a vivir con lo que yo no pueda aportarle... Leer este libro me ha hecho darme cuenta de muchas cosas, con otras no estaré de acuerdo, pero me alerta para que reaccione si veo comportamientos en mi hijo que para mi son conocidos y los que no lo sean aprenderé a respetarlos y a escuchar todo lo que me quiera decir... las heridas del alma, primarias o no, no desaparecen.... Aún así y, a pesar de todo, soy feliz, puedo decirlo con la boca bien llena, con mis cosas... como cualquier persona, pero lucho por mejorar porque reconozco donde están mis fallos.
No sabía como iba a transcurrir este post cuando lo he empezado, pero ahora mismo y despues de haber llorado un poco, me siento tranquila. Estos son mis demonios, siempre estarán ahí... mi hijo tendrá los suyos, pero me va a tener a mi para intentar echarlos o para que aprenda a convivir con ellos.

13 comentarios:

Beatriz dijo...

Hola preciosa,
creo que eres muy valiente al contarnos tu historia, me has emocionado y me has traido a mi mente recuerdos dormidos, que a veces aparecen como fantasmas y me hacen sufrir. Pero a cada uno le toca una vida y tienen que aprender a vivirla lo mejor que se pueda, dejando los malos recuerdos encerrados en un rincon del corazon.
Vas a ser una madre excelente, porque sabes lo que se necesita a una madre!!!! Tu hijo va a tener una suerte infinita a tu lado!!!
Besos desde Torrox-Costa

Fátima dijo...

No he vivido una experiencia tan fuerte como la tuya, no puedo imaginarme lo que sientes, no puedo compararlo con nada personal pero aún así creo que debe ser muy muy duro. Gracias por contarlo y por demostrar que a pesar de que el camino haya sido duro tu tienes ganas de seguir adelante con fuerza y como debe ser.
Besos desde Galicia.
Fátima

VERÓNICA dijo...

Comprendo los momentos tan duros y difíciles que has vivido. El haber pasado por esto te ayudará a la hora de comprender a tu hijo y es lo único positivo que puedes sacar de esta experiencia. Es normal que sigas necesitando la figura de tu madre y más en los momentos felices quizás porque te gustaría compartirlos con ella. Pero como dices estás muy feliz hoy en día así que aprovecha el momento y disfrútalo a tope que ya has pasado lo tuyo. Muchos besos.

gloria dijo...

Hola guapa!!
Esto que has hecho, compartir con nosotr@as tus demonios, a mí particularmente me ayuda mucho, es mi manera de integrarlos en mi historia. En mi caso, tienen que ver con el alcoholismo de mi padre, que se tradujo para mi en una infancia muy difícil. Yo tenía a mi madre, como tu tuviste a tus abuelos, y eso fue suficiente. Pero siempre le eché de menos, incluso cuando estaba. Él murió cuando yo tenía 16 años, y también tardé en darme cuenta. Sin embargo, aún hoy tengo pesadillas en las que aparece mi padre en forma de héroe que me salva de toooodos los males.
Esas heridas siempre nos acompañarán, y está bien, porque son parte de nosotr@s. Nuestr@s hij@s también las llevarán con ell@s. Y nosotros podremos ayudarles a encontrar la manera de gestionar el dolor, y podrán ver que a pesar del sufrimiento que nos causan, podemos, debemos y queremos ser felices, como de hecho los somos.
Un abrazo.

Laura dijo...

Debe ser muy duro pasar por le pérdida de una madre, tanto la pérdida emocional como la física... me alegra que a pesar de todo seas feliz, seguro que serás capaz de transmitir esa felicidad a tu hijo/a, y podrás llegar más fácilmente a él y a sus sentimientos que los/as que no hemos pasado por ello.
Eres muy valiente por contarlo y por enfrentarte a tus demonios, esto te hace más grande.
Tu hijo tendrá una madre estupenda!
A mi me ha gustado mucho el libro, me ha hecho ver muchas cosas..
Laura.

EVA dijo...

Hola valiente¡¡¡¡ me has emocionado muchisimo¡¡¡ vas a ser una madre estupenda porque tu mejor que nadie vas a poder entender ese vacio del que tanto hablan, cuando tu peke este aqui ese vacio que tienes de tu madre se te llenara un poquito de tu niñ@ y veras como cambias la forma de ver las cosas, animo y como el otro dia le dije a Borja cuando ya esteis aqui con el peke a ver si nos vemos .

besos y animo que ya no os queda nada...

Nür dijo...

Me has dejado con un nudo en la garganta. Me he emocionado al leerte y aplaudo tu fuerza y tu valor por dejarnos verte por dentro; por permitirnos saber más de ti.
Sólo me queda enviarte ánimo. Mucho. Y ojalá pronto recibas La Llamada porque en algún lugar hay un niño esperando una madre tan estupenda como tú.

Un abrazo grande,
Nür

cuadernoderetazos dijo...

Has tenido que sufrir mucho y me alegro que ahora estés bien, llena de fuerza y de esperanza. Sin duda tu propia experiencia ayudará a tu hijo. A mi tus palabras me han permitido reflexionar.
Un abrazo
Itsaso

Mariajo dijo...

Gracias, Eva... Gracias por contarnos tu historia, hay que ser muy valiente y hay que tener las cosas bien colocadas, en la cabeza y en el alma, para poder explicarlas así.
Eres una tía fuerte y, precisamente por tu experiencia, serás una madre fantástica, que podrá conectar con las necesidades de tu hij@... y también con su felicidad!
Un abrazo muuuuy fuerte,
Mariajo

Uge dijo...

Como dice Bea, vas a ser una madre genial, todo lo que has pasado es duro y esa dureza va hacer que te esmeres en ser la mejor madre del mundo.
Un besote
Uge

Laura dijo...

Como ya te han dicho en los comentarios anteriores, serás una madre estupenda. Está claro que somos lo que somos por las experiencias que hemos vivido día tras días, buenas o malas, pero gracias a ellas estamos hoy donde estamos. Las personas inteligentes son las que saben sacar aprendizajes de cada situación vivida, aplicarlos en su día a día y seguir mejorando. No cabe duda de que tú eres una de ellas. Siéntete orgullosa de ti misma porque te lo mereces.
Abrir el corazón no siempre es fácil, así que además también eres una valiente. Tu hijo tendrá unos padres maravillosos.
Besos.

blacky dijo...

hola ...por cosa de la vida llege a tu blog y lei tu post , yo no he podido leer el libro aun pero me encantaria si lo llego a encontrar...me senti muy identificada contigo pues a mi tambien me han faltado mucho mis padres a pesar de conocerlos no me crie con ellos ...y es ahora cuando tengo a mis hijos cuando mas me cuestiono el porque , y siento que nadie entiende el dolor tan grande que llevo y que es como una gran mochila a cuesta , saber que otros han pasado por lo mismo y han salido fortalecidos me da fuerzas para seguir adelante con esta dura tristeza guardada en el corazon ...gracias por tu testimonio

Opiniones incorrectas dijo...

La vida te va a recompensar con creces con esa maravilla llamada Dawit, ¡ya lo verás!