viernes, 6 de agosto de 2010

ATRAPAR EL TIEMPO

Como nos decía "Jarabe de Palo" en esta canción:
"Tiempo es una palabra que empieza y que se acaba,
Que se bebe y se termina,
que corre despacio y que pasa de prisa,
tiempo es una palabra que se enciende y que se apaga,
ni se tiene ni se atrapa, que no se gira ni se para.
El tiempo no se detiene ni se compra ni se vende,
Ni se coge ni se agarra,
se le odia y se le quiere,
Al tiempo no se le habla, ni se escucha ni se calla,
Pasa y nunca se repite, ni se duerme y nunca engaña"
Y es que los días, las horas, los minutos se me escapan de las manos... ya estamos en agosto, apenas hace unos días empeza el verano y ya nos hemos "comido" la mitad... da vértigo lo rápido que pasa la vida...
Este año me siento como si fuera un paréntesis, como si no viviera la mayoría del tiempo... Me levanto temprano, estudio, como rápido, estudio... luego salgo a correr o hacer la compra o ordeno y limpio la casa... y así vuelta a empezar la semana... semanas iguales... sin hablar apenas con nadie, sin ver y disfrutar del buen tiempo... Un sacrificio que uno espera que de resultados, pero encima es tan difícil... Aún así no me quejo, (bueno a ratos sí) tengo la gran suerte de vivir en la costa, de que den las ocho de la tarde y me pueda poner los tenis y correr disfrutando del mar, de su color, de su olor... de que el buen tiempo nos acompaña casi siempre, de que llegue el fin de semana y pueda salir a cenar a un chiringuito un buen plato de boquerones con una cerveza fresquita...
Pero... que rápido pasa la vida... Haciendo balance puedo decir que a mis 33 años me encuentro donde soñaba que quería estar... Con un compañero a mi lado con el que sé que envejeceré, alguien maravilloso con el que compartirlo todo. Soy tremendamente afortunada por ello. Estamos a punto de formar una familia, tenemos un hogar muy lindo y andamos el mismo camino, cosa muy importante... tenemos metas, objetivos, sueños... y los dos luchamos por cumplirlos. La vida pasa deprisa, pero nosotros hemos decidido vivirla y no observarla desde el arcén...
Ayer estaba solita en casa, Borja tenía trabajo y dormía fuera de Málaga, un poco antes de las ocho dejé de estudiar, saqué a mi perrillo a pasear, cené algo rápido y dije... me voy a dar un homenaje... Eran las nueve, cogí mi libro "Hijos del ancho mundo" que no conseguía terminar de leerme por falta de tiempo y dije a disfrutar... Estuve leyendo casi cuatro horas, hasta que lo terminé... es maravilloso, me sentía en Etiopía, disfrutaba de los olores que describía, de sus paisajes, de sus gentes... es precioso, duro, un poco triste, pero precioso.
Mi niño tu abuela Make te ha comprado 4 cuentos!! 4 tesoros!! Este finde pongo las fotitos...
Te quiero peque mío!!!!!!!

6 comentarios:

VERÓNICA Y JOSÉ FCO. dijo...

Es cierto, yo también miro atrás y veo lo rápido que ha pasado lo que llevamos de año y el anterior y el otro. A veces me gustaría que no fuese tan rápido aunque este año me gustaría que volase para disfrutar el próximo con nuestro peque. besos

Uge dijo...

Me pasa igual que a ti, el tiempo se me va de las manos, pero lo importante es estar a gusto en cada momento.
Un besote
Uge

ISA dijo...

Cuando he leído tu entrada de hoy me he quedado impresionada. Parecía que la hubiese escrito yo !! Tengo la misma sensación este verano, parece que el tiempo se me estuviera escapando de las manos. Parece que mi vida se hubiera convertido en una ESPERA, que ya nada más importa.. Sólo espero. Tengo que recordame todos los días que la vida continúa y que tengo que seguir disfrutando.
Un abrazo!

Mariajo dijo...

Hola guapísima! Seguro que el sacrificio de este verano (de este año!!) merecerá la pena!
Cuídate mucho.
Un abrazo,
Mariajo

San dijo...

Creo que a todas nos pasa lo mismo, pero hay que intentar llenar la espera de momentos agradables que la hagan llevadera.
Sandra.

San dijo...

Parece que nos pasa igual a todos, muy bien explicado. Habrá que saborear los momentos buenos y olvidar las angustias , miedos.... que aveces nos invaden, un beso me encanta tu blog.