martes, 16 de febrero de 2010

HAY QUE TENER UN CORAZON TAN, TAN GRANDE...

.... que no parezca humano. Como se puede perdonar, como no tener el corazón lleno de rencor, del más puro odio, como se puede estar 9000 días privados de libertad y saber perdonar?

Hace un par de semanas vimos la película de Invictus, refleja de una forma muy sensible, tierna la grandeza de este hombre, a la vez que nos muestra la crudeza de lo que era, es... nuestra sociedad.

Una se da cuenta de los pequeños problemas a los que me enfrento en realidad en comparación a las injusticias que hay y los verdaderos problemas que algunas personas tienen que afrontar. Nos quejamos por naturaleza, es como si eso fuera necesario, como si nos costara asimilar que realmente somos felices, siempre buscando esa pequeña cosa a la que aferrarnos para nos sentirnos plenos. Aprobar una oposición... es cuestión de constancia, fuerza de voluntad, motivación y un poquito de la diosa fortuna... Esperar una adopción... tiempo y muchas dosis de paciencia, respirar 10 veces ante comentarios inoportunos, respirar alguna vez más cuando llamas a la Ecai en busca de respuestas y lo demás no está en nuestras manos!! Lo que te depara la vida de malo y que no tenga remedio... aprender o intentar superarlo o sobrellevarlo, lo que si tenga remedio... REMEDIARLO!!! No soy de las que deje la vida pasar... no me lo perdonaría. He pasado cosas duras, muy duras, pero si ahora la vida me da una tregua voy a recordarme que debo disfrutarla,... a veces se me olvida.

Este es el poema que Nelson Mandela recitaba desde las estrechas paredes de su celda, cuando los ánimos fallaban y no habían fuerzas para nada más:

En la noche que me envuelve
negra como un pozo abominable
yo agradezco al dios que fuere
por mi espíritu inconquistable.

Atrapado en este circunstancial lugar
yo he gemido pero no he llorado
ante las puñaladas que me deparó el azar
mi cabeza sangra, pero no me he postrado.

Mas allá de este lugar de furia y de lágrimas
yacen los horrores de la sombra,
pero la amenaza de los años me encuentra,
y me encontrará, sin miedo.

No importa cuán estrecho sea el camino,
cuán cargada de castigo la sentencia
Soy el dueño de mi destino
Soy el capitán de mi alma.

Por cierto la banda sonora es maravillosa!!!

7 comentarios:

Mariajo dijo...

Hola Eva! Nosotros también fuimos a verla hace un par de semanas y, aparte de quedar un poco hartita de tanto fútbol, la figura de Mandela me entusiasmó... Cómo desde el perdón y desde esa gran humanidad consigue cosas muy grandes!!
Un abrazo... (cómo va el estudio???)
Mariajo

gloria dijo...

Qué bonito el poema!! A ver si lo encuentro en inglés, que me extraña ver que en castellano también rima, debe de ser adaptado, por lo tanto, el original será aún mejor.
Y que cierto es lo que dices de que nos aferramos a lo que sea con tal de decir que sufrimos y no reconocer que somos felices.

Un abrazo.

julieta dijo...

Les pongo el original en inglés. Llevo justamente toda la mañana leyendo sobre Nelson Mandela, que casualidad..
Un saludo de un papá en espera de sus pequeños etíopes.

INVICTUS (version en Inglés)

Out of the night that covers me,

Black as the Pit from pole to pole,

I thank whatever gods may be

For my unconquerable soul. -

In the fell clutch of circumstance

I have not winced nor cried aloud.

Under the bludgeonings of chance

My head is bloody, but unbowed. -

Beyond this place of wrath and tears

Looms but the horror of the shade,

And yet the menace of the years

Finds, and shall find me, unafraid.

It matters not how strait the gate,

How charged with punishments the scroll,

I am the master of my fate;

I am the captain of my soul. -

Mary Carmen dijo...

No la he visto pero iré, aunque con las pelis así acabo enfadadísima! La naturaleza humana que me maravilla cada vez más somos capaces de lo mejor y de lo peor.

Uge dijo...

Tienes razón, a veces se nos olvida disfrutar de los pequeñas cosas que nos hacen feliz.
Un saludo
Uge

Shari y Pedro dijo...

A veces es necesario escuchar la voz de otros para recordar lo afortunados que somos. Y para recordar también, que a pesar de las circunstancias, de las más desfavorables, la esperanza siempre queda en el corazón de los valientes.

No se puede vivir tanto tiempo privado de libertad tan sólo por defender tus ideales y luego seguir viviendo cada segundo de vida intensamente, si no se ha tenido la esperanza en el corazón de que las cosas pueden cambiar.

Nosotros tenemos una enorme, larga y desesperante espera, pero tenemos la esperanza suficiente, el tiempo y la libertad para disfrutar de ese sol, ese aire y esta vida que no se repite mientras llega nuestro momento.

Un besito enorme.

Alicia dijo...

me ha gustado especialmente este post :)
Creo que iré a verla!
besos desde Sevilla,Alicia, JM y Abenezer Nicolás