miércoles, 16 de enero de 2013

UN AÑO... NOS QUEDA TODA UNA VIDA

El 20 de noviembre hizo un año que entramos por la puerta de la casa cuna, con el corazón a mil por hora, con el estómago encogido de puro nervio, aguantando las lágrimas... Ahí descubrimos el significado de sentir una "explosión de emociones"...
Estabas sentadito, junto a los más pequeños de la casa, en ese colchoncillo en el que había transcurrido tus días, tantas horas, tus noches... Eras tan pequeñito, tan perfecto... Aún te miro cuando recién te duermes y pienso en quien te habrá regalado esos ojitos rasgados, esa boquita tan perfecta, esa expresión de eterna alegría... Quién habrá hecho posible que tu nacieras? Que hilos del destino se movieron para que llegaras a nosotros? Eres tan nuestro que dudo que alguna vez en tu corta vida no hayas estado en mis brazos, te soñé tanto, te sentía tanto en la distancia que no tendré vida suficiente para agradecer que vinieras a nosotros... Mi niño, mi pequeño torbellino...
 
El 8 de diciembre y después de 3 retrasos en el juicio estando ya en Addis (y muchas lágrimas por los nervios y las situaciones que estábamos viviendo) por fin fuiste "legalmente" nuestro, cuando la jueza por fin terminó y nos dijo que ya eras nuestro hijo los dos lloramos en silencio, nos dimos las manos y sentimos que por fin tanta lucha tenia significado, ya nada nos separaría, se acabaron los temores, se acabaron las amenazas de la Ecai, era el punto de inflexión tan esperado... El comienzo de nuestra vida en familia... Tú, tan ajeno a papeleos y vacía burocracia, estabas abriéndote a la vida que tan injustamente te habían negado, 27 meses de encierro, mucho que ver, mucho que aprender, mucho que sentir... Nosotros eramos tus ojos, tus manitas,... tus sentidos.
 
Los primeros meses en casa  no fueron fáciles, me vi muy solita, papá trabajaba y trabaja más horas de las que quisiera, inexperta, no sabía como de bien o mal estaba haciendo las cosas, lloré mucho, me esforcé aún mas... Sólo quería tu felicidad, pero necesitaba que te tranquilizaras y te dejaras llevar... Era para tí tanto cambio!! pero para mi todo era tan nuevo también!! quería buscar la solución en libros, en foros,... como llegar a ser la mamá que nunca perdiera los nervios, que nunca alzara la voz, que no te hiciera llorar, que te acompañara en las rabietas de la mejor manera posible, ... Uff!! Me sentía culpable por no irradiar alegría por los 4 costados, en los malos momentos pensé si la maternidad me quedaba grande... Van pasando los días y todo empieza a rodar, comenzamos a entendernos, a acoplarnos como una familia,... Me relajo, me dejo llevar por tí, por mi instinto de madre recien estrenada... así logro relativizar los momentos de crisis, disfrutar de tantísimos momentos buenos que pasábamos, los más...
Ahora después de algo más de un año estoy más que contenta de como fue todo, con lo bueno y con lo malo, cuestionarme me sirvió para evolucionar, para crecer como persona también y para darme cuenta que no somos ni debemos ser perfectas, solo quiero ser la mejor mama para tí. 
 
Ahora ya tienes más de 3 años, ese bebé de energía incombustible y desatada ya no existe, sigues siendo un torbellino pero estás aprendiendo a canalizar todo tu potencial, empatizas con lo pequeño que eres de una manera increible, eres más que cariñoso, eres sensible, necesitas aprender, sentirte independiente, autónomo, ries a cada minuto de una forma que contagias a todo tu alrededor, eres un señor carácter, cabezota que sabe lo que quiere y lo quiere YAAAAA... Ays, la paciencia aún no es lo tuyo, pequeño bombón!!!!
 
Hemos evolucionado todos, has llenado mi vida, mis horas. Ser madre es difícil, mucho... pero los sentimientos que proporcionan tener un hijo son indescriptibles, olvidarse de una misma, pasar a tercera persona para dejar paso a un amor tan infinitamente grande que sale por la piel, que crea adicción, un amor tan puro que solo existe y solo te lo propociona la maternidad. Un querer ser mejor persona porque para tí, tus papás son tu ejemplo, tu mundo. Eso es una responsabilidad enorme, tenemos que ser tu mejor espejo, darte las mejores armas y fallarte no me lo perdonaría.
 
Ha pasado un trimestre ya en el cole, te has adaptado a la perfección, nos lo has puesto muy fácil, como tú dices: "Voy a trabajar y a pintaros muchos tesoros". Nos dieron tus "notas", tu seño Salu nos dijo que estaba muy, muy contenta contigo, todo perfecto, ninguna observación, te ha integrado, participas con alegría de todo, sigues irradiando todo ese carisma con el que te conocimos, tienes muchos amigos, sabes diferenciar quien hace cosas que no estás bien y me lo cuentas, quieres mejorar, quieres superarte un poquito más cada día, eres competitivo y lo llevas a casi todos los terrenos. Con el libro viajero contamos tu historia, ahora tus compañeros saben porque tienes la piel negra, que naciste en un sitio muy lejano, en Addis y que cogiste ni más ni menos que 3 aviones para venir a Málaga!!! (eso es lo que más los ha entusiasmado a todos)
 
En esta Navidad aprendiste ya a montar en bici sin rueditas, estas aprendiendo a nadar sin meter la cabecita, hablas perfectamente, demasiado bien incluso... Esta Navidad ha sido muy especial, la has vivido al cien por cien, hicimos nuestro calendario de adviento, cada día una sorpresa relacionada con la Navidad. Así aprendiste las tradiciones de esas fechas. Te disfrazaste de Papá Noel en la fiesta de fin de curso, no quería ir de pastor, tenías claro que aquel señor de rojo eras mas "chuli". Has esperado nervioso los regalos, has comido las doce uvas, has bailado y aprendido villancicos. Los has cantado, y aún cantas, a todas horas. Montamos el arbol, el belén, tocamos la pandereta, encendimos bengalas, hicimos galletas, pusimos nieve en las ventanas, contamos cuentos navideños... Hemos disfrutado mucho este mes de diciembre!!
 
Un año ya!! Empieza este 2013, una vuelta a la rutina, la nuestra. Ahora me parece demasiado sencilla. Los días pasan muy rápido, quiero retener todo esto en mi memoria, te me haces mayor muy rápido, tú tienes muchas ganas de crecer y yo quiero tenerte mucho más tiempo pegadito a mi, cogerte en brazos, seguir achuchándote sin parar, que me sigas necesitando... No tengas prisa, mi pequeño!!
 
 

6 comentarios:

Silvia - Desenredando el hilo rojo dijo...

Dios mío....Estoy llorando como una madalena. Cuánto amor, qué bien expresado... La terrible e innecesaria espera os unió para siempre y ahora, sólo ahora, entiendo que fue porque era él y no otro quien debía llegar a tu vida. Un abrazo fuerte y gracias por hacerme sentir con tu piel.

Samaiaui dijo...

Increíble tu entrada!!!!

Me puedo imaginar unos inicios duros, pero que empezar en caminos desconocidos es fácil? Ninguna maternidad lo es. llegue por la vía que llegue.
Y como tu dices, mejorar cada día para ser su modelo. El mejor modelo que puedan tener como persona a seguir.
Me ha gustado mucho tu entrada...

un abrazo

Laura dijo...

Preciosa entrada. Me identifico totalmente con ella....
Un beso y seguid siendo felices y acoplandoos tan bien.

Lidia dijo...

Hermosas palabras. Me ha encantado leerte. Gracias por compartirlo.
Bicos.

lourdes Y nino dijo...

eva preciosaa!!como entiendo tus sentimientos...tanto que me emociono..eres una madraza !!y una persona unica!besitos

Meri dijo...

Guapa, se te ha echado mucho de menos por aquí.
Un millón de gracias por tu entrada, tan emotiva y preciosa.
Me encanta leerte!
Disfruta mucho de tu maravillosa maternidad.
Un abrazote!